Editorial

En los últimos 30 años, la Administración Pública ha sufrido una transformación importante en cuanto a su conceptualización y su teoría. Hoy hablamos abiertamente de Gerencia Pública y Calidad en el servicios público, palabras vedadas para esta desciplina dentró de su lenguaje común.

Sin embargo también ha venido una satanización de lo público por lo privado, suponiendo que las técnicas de las administración privada son completamente “importables” a la gestión pública.

Por principio de cuentas ambas tienen objetivos diametralmente opuestos, mientras que uno búsca la maximización de la ganacia para uno o más particulares, la gestión pública por definición parte de la disitribución justa de los benefecios que produce a la sociedad.

Hoy el gerente pública debe de encontrar las decisiones adeucadas para racionalizar los recursos y al mismo tiempo flexibilizar los procesos para dar respuestas oportunas a una sociedad más abierta y participativa.

El reto de la administración moderna radica en ser lo suficientemente capaz de generar los satisfactores oportunos a la sociedad y desarrollarla. Espereamos que bajo este enfoque podamos construir juntos nuevas líneas de investigación en nuestas materia

Comments are closed.